En Italia se llama Festa della Donna. Si bien el trágico origen de este día puede no considerarse motivo de celebración en sí, nuestra lucha por la igualdad y el esfuerzo colectivo por encontrar el equilibrio en nuestra sociedad sí debe serlo. El camino es largo pero somos legión.